Twitter

Las empresas de los jóvenes



Cada vez más las tecnologías de la información  y comunicación (las TICs) están produciendo cambios dramáticos en la sociedad a todo nivel. En el mercado empresarial y laboral, hace algunos años en los Estados Unidos nacieron las denominadas “startups”, que son empresas fundadas generalmente por jóvenes menores de 25 años, con muy poco o ningún capital de riesgo, incluso sin planes de negocios, pero alrededor de una idea potente e innovadora con un fuerte ingrediente tecnológico. Las más famosas y glamorosas startups son Facebook, Twitter, Google, YouTube, Instagram, WhatsApp, Uber, etc, que en pocos años, pasaron de ser empresitas muy pequeñas, a ser verdaderos gigantes que operan en el mundo, que tienen miles de trabajadores, con una valorización de mercado de miles de millones de dólares, convirtiendo a sus fundadores en billonarios, y en verdaderos gurús, que han creado nuevas formas de hacer empresa, y han reinventado el mercado laboral, creando oportunidades que antes no habían para los trabajadores jóvenes.  Por esto, en nuestro país, que tiene la ventaja de contar con un gran bono demográfico, es decir, de contar con una población mayoritariamente joven, tenemos que promover la creación de startups entre nuestros emprendedores “chibolos”, como política de Estado. Ahí está el crecimiento económico.

 

Lo curioso es que el perfil de emprendedor de las startups, rompe todos los esquemas del “capitán de empresa “ tradicional : Es muy joven, habiendo casos inclusive de adolescentes emprendedores (por ejemplo el fundador de Facebook, que cuando comenzó su emprendimiento tenía 19 años); mayormente son estudiantes universitarios; comienzan con dinero prestado de amigos o familiares (montos pequeños), es decir, no recurren a los bancos; tienen altos niveles de innovación; resuelven problemas prácticos o necesidades diarias de la gente o la sociedad usando TICs;  alcanzan en poco tiempo, y a veces en tiempo record (en pocos meses) niveles de productividad y crecimiento altísimos, que han arrinconado a las corporaciones tradicionales; y por último, son grandes empleadores, han generado puestos de trabajo, no sólo en sus países de origen, sino alrededor del mundo, siendo su principal recurso un intangible : Su ”know how tecnológico” (sus conocimientos tecnológicos), careciendo en muchos casos, de activos físicos importantes. Un buen ejemplo, de cómo han roto los esquemas, es constatar, que las startups exitosas, llegan a tener un mayor valor de mercado que transnacionales tan antiguas como las corporaciones General Motors, General Electric, IBM, Citigroup, Coca Cola, etc.